Estás aquí
Inicio > Música > Canciones inspiradas en obras literarias

Canciones inspiradas en obras literarias

De literatura musical y los artistas lectores

Leonardo González/GM5

@leoreydelflow

 

A través de los años, la música se ha posicionado como una de las artes más recurridas para la vida cotidiana. La música enriquece al alma y puede provocar cambios de humor, así como recuerdos de imágenes, aromas y sabores. La música es una delicia. Una publicación de la década pasada se empeñaba en decir, “Tú eres lo que escuchas”, y eso no es más que la pura verdad.

 

A su vez, la literatura no necesita una presentación como tal para realzar su importancia. Esta exposición de la psique humana, de la belleza y lo desagradable, de la historia y lo que no ha sucedido,está presente en todo lugar. Las letras nos enriquecen como personas y hacen que la gente pueda conocer universos desconocidos, viajar en el tiempo y se convierta en un caballero, en un villano o en un insecto gigante—a propósito de la reciente conmemoración del fallecimiento de Kafka, el día de ayer.

 

No obstante la importancia individual de cada una de estas artes, existen momentos en que ambas convergen, dando resultados inesperados. ¿Sería posible no recordar a The Doors sin mencionar a Aldous Huxley, a Bob Dylan sin Dylan Thomas o, por supuesto, a los Fab Four sin la literatura de los beatniks?

 

Las muestras del gusto de los músicos por la literatura son diversas, y aquí damos algunos ejemplos de canciones resultantes de la literatura, de sus personajes y sus problemáticas. Sobra decir que la relación literatura-música no se limita a un género en específico, pues como todo en las artes, hay mucho de donde elegir:

 

Killing An Arab-The Cure

 

 

¿Recuerdan “El extranjero” (1942), de Albert Camus? Esta obra del eterno rival de Sartre —o al menos eso es lo que la crítica se empeña en decir—, trata a un hombre que está a punto de ser ejecutado, debido a un asesinato que cometió sin motivo. Este personaje es un “extranjero” de su propia sociedad, pues la vida en sí lo excluyó de cualquier lugar, y le arrebató los sentimientos. La historia aborda la lucha del ser humano ante sentimientos impuestos que, en ocasiones, son más bien plantados por la maquinaria social, como la culpa o el arrepentimiento.

 

Robert Smith escogió esta obra y la transformó en una de las canciones más famosas de The Cure, recapitulando la escena del crimen, de este anti-héroe de Camus. “I’m stepping on a beach with a gun in my hand… I’m absolutely nothing, I’m alive, I’m death. I’m a stranger, killing an Arab…”  Esta obra de arte marcó el comienzo de The Cure como banda, siendo su primer sencillo, en 1979, y se convirtió en un tema obligado para cualquiera de sus conciertos. Como dato curioso,  es pertinente resaltar que el título de la canción tuvo que cambiarse en 2005, por “Killing Another”, debido a las sensibilidades que levantó la guerra contra el terrorismo y la lucha en Medio Oriente.

 

For Whom The Bell Tolls-Metallica

 

 

Al igual que la obra de Ernest Hemingway, “Por quien doblan las campanas” (1940), este clásico del metal tiene como temática principal temas como el suicidio y muerte. Recordemos que la obra de Heminwgay —inspirada en la poesía de John Donne— se sitúa en un ambiente tenso de guerra y decepción. Hettfield y compañía tomaron la historia, y expusieron alegorías similares en su canción del álbm multi-premiado,“Ride The Lighting” (1984). La canción fue un hit instantáneo; de esos que a todos nos encantan, y aunque pocos asocian a Hemingway al escuchar a Metallica, es uno de los homenajes más populares de parte del metal hacia la literatura.

 

Romeo and Juliete-The Dire Straits

 

 

No existe nadie en el mundo que no conozca la obra de William Shakespeare, “Romeo y Julieta”. No es necesario leerla para estar familiarizado con la trama. Existen múltiples adaptaciones cinematográficas, así como alusiones en la cultura popular que nos recuerdan esta tragedia de amor y odio.

 

Tomando en cuenta dicha historia, en 1980, Mark Knopfler y su banda lanzaron uno de los discos más importantes de su década—Making Movies. La segunda pista de esta placa se encarga de retomar la historia de Shakespeare, dándole un giro inesperado, pues más allá de la prohibición que los personajes originales sufren en este clásico del Siglo XVI, en la versión de los Straits, Julieta rechaza a Romeo, pues lo ve como una carga, en vez de amarlo. La canción es una pista que cualquier amante de la música ochentera tiene entre sus consentidas, y su fama es tal que ha sido covereada por múltiples bandas, entre ellas una banda de Las Vegas llamada The Killers.

 

Corazón delator-Soda Stereo

 

 

Como la música latinoamericana tampoco se queda atrás, no podemos dejar de lado algunos de los exponentes de música y literatura. Así pues, Gustavo Cerati, Charly Alberti y Zeta Bosio se encargaron de homenajear el clásico cuento de Edgar Allan Poe —esta vez lo tomaremos como un homenaje, y no como un plagio, como sí sucedió con Kiss (Zoom/Bak In the New York Groove) o con Radiohead (Ella usó mi cabeza/Just)—, haciendo alusión al tema del corazón que confiesa cualquier cosa, aunque la cabeza trate de mentir. Sobra decir que lo mismo sucede al protagonista del cuento original, donde la psicosis provocada por el supuesto latido del corazón de la víctima, llevan al criminal a decir la verdad.

 

Las batallas-Café Tacuba

“Las batallas en el desierto” del apenas fallecido José Emilio Pacheco es uno de los bastiones en las letras mexicanas. La importancia de esta novela de ritual de paso,han provocado quese compare con obras como “El guardián en el centeno”, de Salinger, o “Dandelion Wine” de Bradbury, y constituye uno de los libros de los cuales los mexicanos deberíamos estar más orgullosos.

 

Esta misma reacción fue la de Café Tacuba quien, con su disco homónimo, de 1992, homenajea al libro de principio a fin, y muestra una visión muy similar a la del libro original, junto con la aprehensión que siente su protagonista, además de hacer citas textuales de la obra de José Emilio.

 

La importancia de esta canción fue tal, que el mismo Pacheco agradeció públicamente pues, gracias a la canción, el libro alcanzó nuevos horizontes, y hasta el público más reacio a leer, le dio una oportunidad. Bien por ambos.

 

De esta forma, se muestra cómo la música y la literatura se influencian respectivamente, recordándonos que, por muy importantes o independientes que sean, las bellas artes pueden recargarse una en otra. Con ello, se puedenlograr resultados memorables provocando que, incluso, haya un momento en el que no se pueda concebir una sin la otra.

Deja un comentario

Top