Estás aquí
Inicio > Cine > Mis 28 minutos con Tim Burton

Mis 28 minutos con Tim Burton

Entrevista al nuevo maestro del terror

Tim Burton, sin duda una referencia cultural global. Seguido por muchos, aborrecido por pocos, pero siempre controversial, hace una breve visita a México. El motivo, la promoción de su última cinta,”Frankenweenie”

Carlos Alberto Becerril / GM5

En el año de 1984 Burton realizó para la casa Disney un cortometraje que trata sobre un niño llamado Víctor Frankenstein que quería regresar a la vida a su mascota a pesar que había muerto en un accidente.

En ese año la conservadora casa productora Disney pensó que el público no estaba preparado como para llevarla a la pantalla grande y decidió despedir a Tim. Tuvieron que pasar 28 años para que el emblemático Castillo de Disney capitulara ante Tim Burton y proyectara en pantalla su baluarte, todo en tonos de grises, lúgubres y sombríos, el símbolo mas representativo de The Walt Disney Company.

De repente termina la espera, se abre la puerta, saluda, es Tim, como un viejo amigo llega desparpajado, despeinado, sonriente, casi feliz, seguramente por el viaje previo, con cervezas y tequilas de por medio, que sus anfitriones le organizaron para conocer la celebre y terrorífica, “Isla de las Muñecas” en Xochimilco.

No obstante y acostumbrado al “horror”, Tim reconoce que su expectativa en esta visita no fue rebasada por la realidad y reconoce que no “le asustó”, sin embargo, comenta que sin lugar a dudas es una magnifica locación para alguno de sus filmes, “sería un lugar interesante como para filmar una película”.

La entrevista se desarrolla entre anécdotas e historias sobre el film promocional, como fue construyendo los personajes y la vinculación de estos con su propia vida. Más allá de ser estrictamente autobiográfica y personal el film, dice Tim, “es autobiográfica para todos, ¿Quién no tuvo alguna vez una mascota Sparky y la perdió”.

En el aspecto técnico, remarcó Tim que su interés al bajar el nivel de tecnología en “Frankenweenie” fue destacar que eran marionetas y no dibujos animados, “quisimos dejar claro que era animación cuadro por cuadro, así como lo hacemos los de la vieja escuela”.

Al retomar el tema de México, se le ilumina nuevamente la cara a través de los lentes oscuros y sostiene que siempre ha encontrado un país “cálido, artístico, lleno de arte y cultura.”

Pero esta vez, más que una simple frase de cumplido de un visitante amigable, en realidad, está sostenida por hechos en sus propias películas, “Me inspiré en México cuando hicimos “El Cadáver de la novia” (Corpse Bride), la hicimos basados en el Día de Muertos y esas tradiciones mexicanas que a muchos asusta. De hecho en esa película hicimos unas marionetas tan reales que mucha gente pensó que era animación por computadora”.

Al crecer en la ciudad de Los Ángeles, Tim Burton no pudo ser ajeno a la cultura mexicana y desde pequeño tuvo contacto con el cine de la “época dorada” de este país, desde luego, las películas de El Santo fueron uno de sus primeros acercamientos, no sólo con México, sino con el espanto, “Lucha Libre y terror… Me gustaba mucho cuando el enmascarado de plata peleaba contra las mujeres vampiro, es verdadero cine de culto”. ¡Algo terrorífico!”.

El tiempo de entrevista, 28 minutos se agotó, sin embargo, una pregunta quedó en el tintero, para el nuevo maestro del pavor, ¿Que significa para Tim Burton visitar a un país en donde el verdadero terror, decapitados y cuerpos desmembrados por doquier es mucho más, pero mucho más que un mero género fílmico?
Posiblemente nunca sabremos la respuesta.

RevistaGM5
Pagina libre al pensamiento
http://www.gm5.com.mx

Deja un comentario

Top