Estás aquí
Inicio > Arte y Cultura > El CASCANUECES, ballet para volver a ser niños en Navidad: Clara

El CASCANUECES, ballet para volver a ser niños en Navidad: Clara

Tres estudiantes de la Escuela Nacional de Danza Clásica y Contemporánea, y de la Academia de la Danza Mexicana del INBA interpretarán al personaje infantil. Acompañada por la Orquesta del Teatro de Bellas Artes, bajo la batuta de Srba Dinic, la obra contará con 12 funciones en el Auditorio Nacional.

 

Lety Düker / Revista GM5

editor@gm5.com.mx

Las fiestas decembrinas no serán alegres sin haber disfrutado de la puesta en escena del bello ballet El Cascanueces, montado por la Compañía Nacional de Danza (CND) del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) que, ante su rotundo éxito, abre su temporada de fin de año con 12 funciones en el Auditorio Nacional.

María Fernanda, de 13 años de edad y estudiante de la Escuela Nacional de Danza Clásica y Contemporánea del INBA, será quien por segunda ocasión interprete a Clara, la ahijada del juguetero Herr Drosselmeyer, y compartió la emoción de participar en esta obra clásica de Ernst Theodor Amadeus Hoffmann y posteriormente adaptada al francés por Alejandro Dumas, con música de Piotr Ilich Chaikovski.

Tras invitar a las niñas y los niños a asistir a esta puesta en escena, la cual sin duda despertará el gusto por el ballet, también hizo un llamado a sus familias a disfrutar de este espectáculo navideño.

En entrevista, la protagonista de Clara, con una gran sonrisa expresó:

“No me lo creía la primera vez que fue la Compañía Nacional de Danza a hacer las audiciones a la escuela y me eligieron para este papel infantil; ahora que nuevamente me escogieron, estoy muy contenta”.

Comentó que trata de perfeccionar su técnica día a día y ahora se siente más segura, aunque los nervios siempre están allí, pero al salir al escenario da lo mejor de sí.

En 2017, los movimientos de Clara fueron a media punta, este año la CND le pidió que lo hiciera con puntas, “es un reto difícil, me costó mucho trabajo al principio, pero ahora ya lo domino más”, dijo la intérprete del personaje infantil, quien recibe un cascanueces como regalo de Navidad. “Es la primera vez que hago algo tan grande, ya lo estoy logrando y me siento feliz”.

Refirió que una compañera de la Escuela de Danza Clásica y otra de la Academia de la Danza Mexicana interpretarán a Clara a media punta en diferentes funciones, como parte de un proceso abierto e incluyente para las y los estudiantes en una de las escuelas de educación artística del INBA con mayor demanda por su calidad académica.

En su primer año en la escuela fue un ratón y un angelito, “todas esas experiencias van formando mi carrera como bailarina”, agregó.

Destacó que además le tocó el cambio de producción, que ubica la historia en la época de los zares rusos y aparece un enorme huevo Fabergé, además de estrenar vestuario, mismo que volverá a usar este año, porque todavía le queda.

Señaló que su relación con los bailarines de la CND es de compañerismo, pese a la diferencia de edades, porque “todos son amables y me dan consejos; es hermoso estar con ellos, los admiro mucho por todo lo que han trabajado para llegar al lugar en que están. También quisiera algún día trabajar en una compañía”.

Sonriente, lista para ensayar su papel, mencionó que le faltan otros cinco años para graduarse de bailarina y destacó el apoyo de su familia, quienes se sienten orgullosos de ella y siempre acuden a sus presentaciones.

Sin antecedentes dancísticos en la familia, la pequeña bailarina refirió que a los nueve años de edad fue a ver la obra El lago de los cisnes en la isleta del lago menor del Bosque de Chapultepec, y desde entonces el ballet la atrapó y le pidió a su mamá que la llevara a clases. “Es difícil entrar a la escuela; hay que pasar por cinco etapas de admisión, pero lo logré “.

De El lago de los cisnes mencionó que es una obra hermosa y lo que más le atrajo fue la forma como los bailarines transmiten todo lo que interpretan.

“Antes no me daba cuenta de lo hermoso que es el ballet, todo el arte que implica, estoy contenta con todo esto”.

Señaló que al igual que sus compañeros la apoyan y le desean éxito, ella también desea lo mejor para ellos, ya que todos los papeles son importantes, desde un ratón hasta el Hada de Azúcar.

Refirió que siempre le dan muchos nervios, pero “ya en el escenario me enfocó en lo que voy a hacer, en lo que me encanta, que es bailar; busco transmitir a las personas la misma alegría que siento”.

La historia de El Cascanueces

La coreografía de ésta obra, se basa en un cascanueces y el rey de los ratones, escrito en alemán en 1816 por Ernst Theodor Amadeus Hoffmann y posteriormente adaptado por Alejandro Dumas, con música de Piotr Ilich Chaikovski, y que ahora será interpretada por la Orquesta del Teatro de Bellas Artes, bajo la batuta del maestro serbio Srba Dinic.

En esta puesta en escena participan 70 bailarines y bailarinas de la CND, así como estudiantes de la Escuela Nacional de Danza Clásica y Contemporánea y de la Academia de la Danza Mexicana.

Se estrenó en México en el Palacio de Bellas Artes el 2 de diciembre de 1980 y a partir de 2001 se presenta en el Auditorio Nacional como espectáculo único en el que sus protagonistas hacen revivir el espíritu navideño del público.

El Cascanueces cuenta la historia de dos hermanos, Clara y Fritz. El día de Navidad el padrino de Clara, el juguetero Herr Drosselmeyer, le regala tres cajas, en donde había un gran cascanueces; su hermano, celoso, lo rompe. Drosselmeyer repara el juguete y se lo entrega, sin saber que durante la noche habrá magia a su alrededor.

Los alumnos del INBA y los integrantes de la Compañía Nacional de Danza ofrecerán 12 funciones: 14, 15, 18, 19 y 20 de diciembre a las 20:00 horas; el 16 a las 13:00; 21 y 22 a las 17:00 y 20:30, y el 23, a las 13:00 y 17:00 horas.

RevistaGM5
Pagina libre al pensamiento
http://www.gm5.com.mx

Deja un comentario

Top