Estás aquí
Inicio > Cine > “EL REGRESO DE MARY POPPINS” (Estreno)

“EL REGRESO DE MARY POPPINS” (Estreno)

Con música original, en la que Mary Poppins regresa para ayudar a la nueva generación de la familia Banks a recuperar la alegría y el asombro que falta en sus vidas tras una terrible pérdida.

 

Lety Düker / Revista GM5

lduke@gm5.com.mx

Una nueva historia que contar

La película se desarrolla en Londres, durante los años de la Depresión de la década del treinta (cuando los libros originales fueron escritos). Michael Banks (Ben Whishaw), ahora adulto y con una familia propia, ha conseguido un trabajo temporario en Fidelity Fiduciary Bank en Londres, el mismo banco en el que trabajaron su padre y su abuelo. Todavía vive en el 17 de la calle Cherry Tree Lane con sus tres hijos, Annabel (Pixie Davies), John (Nathanael Saleh) y Georgie (Joel Dawson), pero los tiempos son difíciles. La ciudad están en plena época de la “Gran Depresión”, el dinero es un bien escaso y el consiguiente estrés, inevitable. Por si fuera poco, la familia está luchando por superar la reciente muerte de la esposa de Michael, y la casa comienza a decaer y es un caos constante, a pesar de los esfuerzos de Ellen (Julie Walters), su bienintencionada pero ineficiente ama de llaves. Jane (Emily Mortimer), la hermana de Michael, lo ayuda cuando puede, pero ha heredado la pasión por las buenas causas y las campañas por los derechos de la mujer de su madre, lo cual la mantiene bastante ocupada. Con los duros tiempos que corren y el peso de la pérdida de la Sra. Banks, los niños deben asumir responsabilidades que corresponden a los adultos, lo cual los empuja a crecer demasiado rápido. Como consecuencia, el asombro y la alegría infantil van desapareciendo de sus vidas.

A medida que la relación de Michael con sus hijos continúa deteriorándose, el sospechosamente simpático y altruista empleado del banco, el Sr. Wilkins (Colin Firth), comienza el procedimiento de ejecución hipotecaria sobre la casa de los Banks haciendo caer aún más en picada al ya extenuado Michael. Afortunadamente, pronto los vientos comienzan a cambiar, y Mary Poppins (Emily Blunt), la niñera prácticamente perfecta cuyas habilidades mágicas y singulares le permiten convertir una tarea rutinaria en una aventura fantástica, vuelve a entrar en sus vidas, sin haber envejecido un solo día. Mary Poppins se une a su viejo amigo Jack (Lin-Manuel Miranda), un farolero optimista, para llevar a los niños Banks en una serie de aventuras fantásticas y

presentarles un colorido grupo de personajes, incluida la excéntrica prima de Mary, Topsy (Meryl Streep), trayendo nuevamente vida, amor y risas a su hogar.

Todo es posible… incluso lo imposible

Walt Disney Studios ya había colaborado con los realizadores en el pasado. En 2011, con la película PIRATAS DEL CARIBE: NAVEGANDO AGUAS MISTERIOSAS, con Rob Marshall como director y John DeLuca como productor ejecutivo, y en 2014, con el largometraje EN EL BOSQUE, con Marshall como director y DeLuca, Marshall y Marc Platt como productores. Buscando una nueva colaboración, el estudio propuso una secuela de uno de los títulos más entrañables de Disney: MARY POPPINS, que estuviera basada en la gran cantidad de material de los siete libros adicionales de P. L. Travers. El clásico de 1964 es un favorito de los tres realizadores y pronto quedó claro que Marshall debía dirigir la película.

“MARY POPPINS fue la primera película que vi de chico y me abrió la mente al mundo de las películas y de mi amor por los musicales, la aventura y la fantasía cinematográficas”, señala el director nominado a los premios Óscar® y ganador de un premio Emmy® y DGA, Rob Marshall. “Me siento honrado de que Disney me haya encomendado llevar las nuevas aventuras de P. L. Travers a la pantalla. Siempre soñé con crear un musical original para la pantalla grande y esta fue mi oportunidad de rendir tributo a los clásicos musicales cinematográficos de mi juventud”.

Marshall, director de teatro y coreógrafo y quien también dirigió y coreografió las exitosas adaptaciones musicales de Chicago, Nine y EN EL BOSQUE, sin duda sabe dar vida a una película musical. Entre sus musicales cinematográficos favoritos cita a Cantando bajo la lluvia, La rueda de la fortuna y Cabaret. Marshall tiene una comprensión del mundo del cine y del mundo de los musicales de Broadway única y personal.

“MARY POPPINS tiene la esencia de un clásico. Requiere los elementos del cine musical clásico, pero al mismo tiempo pide ser contemporánea y sentirse vívida y muy actual”, declara el productor dos veces nominado a un Óscar® y ganador de un premio Emmy®, Marc Platt (La La Land: Una historia de amor, Puente de espías, Grease Live!). “Rob combina todo esto con gran maestría. Es muy meticuloso en su enfoque y busca la excelencia en todo momento… no se conforma. Encuentra la magia en cada cuadro, en cada escena, en cada número musical”.

Platt continúa: “Lo que es más importante, Rob hace cobrar vida a los actores. Hace cobrar vida a sus interpretaciones porque les da confianza a sus actores y crea un ambiente donde pueden dar lo mejor de sí”.

La autora P. L. Travers presentó por primera vez a la especial niñera en 1934 en su libro infantil Mary Poppins. En los siguientes cincuenta años, escribió otros siete libros con un sinfín de mágicas aventuras nuevas de la enigmática institutriz (Mary Poppins Comes Back, Mary Poppins Opens the Door, Mary Poppins in the Park, entre otros). Más que una narración continua, los libros de Travers están escritos como una serie de viñetas de las aventuras de la entrañable niñera; EL REGRESO DE MARY POPPINS surge de la gran cantidad de material que incluyen estos siete libros.

“Era obvio que había muchas más historias que contar”, reafirma Marshall, “y una vez que hubimos leído todos los libros, nos dimos cuenta de que podíamos hallar una forma diferente de abordarlos. En especial, subrayando el tema recurrente de Travers de que a medida que nos hacemos adultos, nos volvemos más cínicos, perdemos la ilusión y olvidamos cómo mirar la vida con ojos de niño”.

El escritor dos veces nominado a los premios Óscar®, David Magee (Una aventura extraordinaria, Descubriendo el país del nunca jamás), se unió para escribir el guion, creando una narrativa completamente nueva que tiene lugar 24 años después de la primera película y está centrada alrededor de Michael y Jane, los niños de MARY

POPPINS, ahora adultos. “La película trata sobre cómo apartarnos de una situación difícil y encontrar alegría y asombro en los malos momentos, y Mary Poppins es la clave para eso”, refiere Marshall.

Y continúa: “Intentamos mantener la esencia del trabajo de Travers, abrazando la naturaleza clásica y la belleza de los libros y continuando el legado de los hermosos mundos que creó, pero reimaginándolo de un modo completamente nuevo, con una historia original y música original. Al mismo tiempo, hicimos la historia lo más accesible posible para el público de hoy, de manera que todas las familias se puedan identificar con ella”.

El ganador de un premio Grammy® y un Tony®, Marc Shaiman (Hairspray, South Park), y el ganador de un premio Tony® y tres veces nominado a un Emmy®, Scott Wittman (Hairspray, Smash), ambos admiradores de la inolvidable música de la primera película compuesta por Richard M. Sherman y Robert B. Sherman, estaban exultantes de poder unirse al equipo. Inspirándose en los legendarios compositores, crearon una magnífica banda sonora y nueve canciones originales.

“No hay nadie más indicado para este proyecto que Marc y Scott, quienes crearon canciones melódicas con unos brillantes juegos de palabras y unas letras conmovedoras”, señala el productor nominado a un Globo de Oro® y ganador de un premio Emmy®, John DeLuca (EN EL BOSQUE, Chicago). “Compusieron canciones excéntricas y divertidas, y baladas emotivas… sientes que estás en el mundo de Mary Poppins, pero parece nuevo y fresco al mismo tiempo”.

DeLuca continúa: “El guion es una parte integral de cualquier película con música original, y Marc y Scott fueron excelentes colaboradores, trabajando codo a codo con David Magee y nosotros, de manera que el guion nutre las canciones y las canciones nutren el guion. Es increíblemente difícil encontrar el equilibrio justo, pero son tan profesionales porque lo han hecho tantas veces, son sencillamente brillantes en eso”.

Hallar a la actriz indicada para encarnar el emblemático personaje principal era crucial para que la película remontara vuelo. Los realizadores querían a una actriz que se adueñara del icónico papel de Mary Poppins y tenían a una persona en mente: Emily Blunt.

La actriz, entre cuyos créditos se incluyen Un lugar en silencio y La chica del tren, entre numerosos otros, ya había trabajado con Marshall, DeLuca y Platt en la película EN EL BOSQUE y se sintió halagada de haber sido considerada para el papel. “Siento un gran nerviosismo porque el personaje de la primera película está de algún modo impreso en la memoria de la gente”, declara Blunt. “¿Cómo haces luego para darle tu propia impronta? ¿Me aceptará la gente? Así que me aboqué a los libros para hallar mi propia versión del personaje”.

Continúa: “Rob Marshall me presentó el personaje de una forma tan emocionante, con una Mary Poppins que posee este enigmático plan maestro, que es elegante y vanidosa, pero también muy graciosa. La imaginé con un carácter ligeramente más agudo, pero también recordé ese sentimiento reconfortante que me transmitía de chica. Además, adoro que pueda aparecer volando mágicamente y arreglar todo y después no quiera llevarse el crédito de lo que ha hecho”.

“Emily creó su propia versión del personaje de una forma única y especial, más centrada en la Mary Poppins de los libros”, señala Marshall. “Emily es graciosa, cálida, accesible y tiene un gran sentimiento: es una actriz brillante que sabe cantar y bailar. ¡Una combinación increíble!”

EL REGRESO DE MARY POPPINS nos presenta a un personaje nuevo, Jack, un encantador y optimista farolero y uno de los viejos compinches de Mary, interpretado por el igualmente encantador y optimista Lin-Manuel Miranda. “Una de las cosas más fascinantes para nosotros fue seleccionar a Lin-Manuel”, refiere Marshall. “Trae un mundo tan emocionante y contemporáneo a la película. Todos saben que es un compositor y un

autor brillante, pero también es un actor increíble y un maravilloso bailarín y cantante con un espíritu puro difícil de hallar”.

Más conocido por sus polifacéticos papeles en teatro (Hamilton, In the Heights), el actor ganador de los premios Pulitzer, Tony® y Grammy® estaba fascinado de poder dar vida a un papel en la pantalla, y tras leer el guion, supo que el proyecto iría a ser algo realmente especial. “Hay algo realmente mágico acerca de este personaje”, señala Miranda. “Jack es el encargado de la iluminación de Londres, todas las noches debe encender las luces y apagarlas por la mañana, así que trae luz a Londres; pero además se embarca en estas increíbles aventuras con Mary Poppins y trae luz a todos los que lo rodean, en especial a los niños”.

También coprotagonizan la película Ben Whishaw (007: Spectre, La chica danesa), Emily Mortimer (La invención de Hugo Cabret, The Newsroom), Julie Walters (Mamma Mia, la saga de Harry Potter), Colin Firth (El discurso del rey, Kingsman: El servicio secreto) y Meryl Streep (Post: Los oscuros secretos del Pentágono, EN EL BOSQUE).

La producción además tuvo el honor de contar con varias leyendas de Disney: la ilustre Angela Lansbury (LA BELLA Y LA BESTIA, Reportera del crimen) quien interpreta a la mágica Dama de los Globos, un personaje entrañable de los libros de P. L. Travers; y el eternamente joven Dick Van Dyke (Chitty, Chitty Bang Bang, Diagnosis Murder) quien da vida al Sr. Dawes Jr., el presidente retirado del banco que ahora dirige el personaje de Firth.

El nivel del trabajo artístico de EL REGRESO DE MARY POPPINS es realmente extraordinario; la mayor parte quedó en manos de premiados artistas que ya han colaborado con Marshall en el pasado. Entre ellos se incluyen el ganador de un Óscar®, Dion Beebe, ACS, ASC (Memorias de una geisha, EN EL BOSQUE) como director de fotografía; el dos veces ganador de un Óscar®, John Myhre (Chicago, Memorias de una geisha), como diseñador de producción; el nominado a los premios Emmy®, Wyatt Smith, ACE (Tony Bennett: An American Classic) como editor; la tres veces ganadora de un premio Óscar®, Sandy Powell (The Young Victoria, Shakespeare apasionado, El aviador) como diseñadora de vestuario; y el ganador de un Óscar® Peter Swords King (El señor de los anillos: El retorno del rey, STAR WARS: LOS ÚLTIMOS JEDI) como diseñador de maquillaje y peinado.

Además, algunos de los animadores más destacados de Pixar y Walt Disney Animation —muchos de los cuales ya retirados regresaron para participar en el proyecto— crearon la secuencia de animación y acción real. La decisión de Marshall y su equipo consistió en emplear las técnicas de dibujo a mano de los clásicos de Disney. “Estábamos todos increíblemente emocionados de volver a dar vida a esta forma de arte tan única”, cuenta Marshall. “Tener cada uno de los cuadros dibujado a mano por los extraordinarios artistas de Disney y Pixar ha sido una experiencia única y emocionante para todos nosotros”.

Una carta de amor a Londres

La fotografía principal de EL REGRESO DE MARY POPPINS tuvo lugar entre febrero y junio de 2017 en los Shepperton Studios y en exteriores en algunos de los hitos más emblemáticos de la ciudad, incluida la catedral de St. Paul, el palacio de Buckingham, la Torre de Londres, la calle Cowley, Queen Anne’s Gate, la Royal Exchange, Cornhill y la calle King Charles.

Las locaciones de Londres, muchas de las cuales requirieron un minucioso decorado para ocultar instalaciones modernas o modificaciones al diseño original del edificio, fueron cuidadosamente iluminadas y rodadas para realzar mejor la verdadera belleza de la ciudad. “Queríamos abrir la película y rodar en estas locaciones en Londres para dar al público la sensación de una Londres auténtica”, señala el productor John DeLuca.

“Llegamos incluso a pensar en estas locaciones como en sus propios personajes”.

“Considero a la película como una carta de amor a Londres”, señala Emily Blunt. “Yo soy de Londres y adoro cómo la película captura la ciudad de un modo tan hermoso”.

Las locaciones exteriores ayudaron a los realizadores a diferenciar mejor entre los mundos de realidad y fantasía de la película. “Queríamos retratar el mundo real del Londres de la década de 1930 para contrastarlo con el mundo de fantasía creado por Mary Poppins”, explica el director Rob Marshall.

El diseñador de producción, John Myhre, realizó una exhaustiva investigación para asegurarse de que el Londres que el público ve en la pantalla es un reflejo auténtico del Londres de la década de 1930, pero al mismo tiempo demostró una enorme creatividad e imaginación al diseñar los numerosos entornos que creó en los estudios de sonido. “La imaginación de John nos llevó a lugares que jamás hubiéramos imaginado”, manifiesta DeLuca.

Para construir y albergar los distintos sets, incluidos el de Cherry Tree Lane, Fix-It Shop de Topsy, la torre del Big Ben y los interiores de la casa de los Banks, se utilizaron ocho estudios de sonido de los Shepperton Studios. El set de Cherry Tree Lane construido en el Estudio H en Shepperton fue el más grande de todos, y su construcción tomó 18 semanas.

La construcción del set del parque abandonado que se erigió en el Estudio A, donde se rodaron partes de la canción y el número de baile más importante de la película, “Trip a Little Light Fantastic”, requirió 26 semanas. Constaba de cinco niveles, una fuente, un puente, un invernadero y múltiples rampas para acrobacias.

“Este número es un verdadero homenaje a los números musicales de gran escala de la edad dorada”, señala Blunt. “Básicamente, los niños y yo (Mary Poppins) nos perdemos en la neblina y los faroleros nos alumbran el camino para regresar a casa, la cual es una maravillosa metáfora. Pero luego, por supuesto, a mitad de camino, ¡hay un gran número de baile!”.

Sin otro lugar a donde ir más que hacia arriba

Más de 80 años atrás, la autora, P. L. Travers, creó un mundo donde las cosas mágicas podían tener lugar en la vida cotidiana, y para el director Rob Marshall, ahora es el momento perfecto para que el público vuelva a entrar en ese mundo. “Esta es una época delicada para el mundo”, declara. “La gente se siente insegura y vulnerable, de manera que es importante tener algo que nos pueda sacar de nuestra cotidianeidad y recordarnos que aún hay magia y asombro en el mundo”.

La nueva secuela con música original, EL REGRESO DE MARY POPPINS, evoca la magia y el espíritu de la primera película con una música maravillosa y aventuras de alto vuelo para proporcionar una experiencia cinematográfica absolutamente fascinante.

“La diversión, la magia, el optimismo, la esperanza y la inocencia que trae Mary Poppins son las mismas cosas que estamos buscando en nuestras vidas hoy en día”, señala el productor Marc Platt. “Queremos ser inspirados, transportados y divertidos. Queremos conmovernos. Queremos reírnos y queremos llorar. Y EL REGRESO DE MARY POPPINS nos trae todo eso”.

.

RevistaGM5
Pagina libre al pensamiento
http://www.gm5.com.mx

Deja un comentario

Top