Estás aquí
Inicio > Arte y Cultura > Regalos instantáneos de la vida… ¡Feliz Navidad!

Regalos instantáneos de la vida… ¡Feliz Navidad!

En el estrés de la vida moderna a veces nos olvidamos de las pequeñas cosas que hacen la vida maravillosa. Esta lista es un pequeño recordatorio de todos los detalles que nos dan felicidad. ¿Conoces otro que quieras compartir con nosotros?

 

Redacción / Revista GM5

editor@gm5.com.mx

Ver a un bebé sonreír.
Recibir una carta escrita a mano en el correo.
Escuchar tu música favorita.
Galletas de chocolate recién horneadas.
Sentir arena caliente entre tus dedos en la playa.
Un hermoso amanecer o atardecer.
Abrazar a alguien que amas.
Un trozo de delicioso chocolate negro.
Tomar la mano de alguien.
Reír hasta que te salten las lágrimas.
Bromas locales.
Pasar un rato con alguien que te agrade mucho.

Ver el cielo sin nubes.
Mirar tus flores favoritas.
Recibir una llamada inesperada de alguien agradable.
Mirar tu programa favorito de la infancia .
Cantar dentro del auto en voz muy alta.
Abrazar a tus bebés… no importa qué edad tengan esos “bebés”.
Mirar las estrellas por la noche.
Estar en la cama escuchando la lluvia.
Encontrar dinero inesperadamente en el bolsillo.
Un vaso de limonada (o cerveza) en un caluroso día de verano.
Encontrar un excelente lugar para estacionarse.
Dormir hasta tarde.
Sentir sábanas frescas.
Ponerse ropa caliente por el sol.
Mirar un hermoso paisaje (playa, montaña, una ciudad… lo que sea).
Irse de picnic.
Ver fuegos artificiales en el cielo.
Hacer sonreír a alguien.
Besar.
La fruta bellamente acomodada del tianguis.
Ayudar a alguien que lo necesita.
El aroma de la cabeza de un bebé.
Construir un castillo de arena.
Mirar cómo las nubes viajan en el cielo.
Comer un sándwich de mermelada con mantequilla de cacahuate.
Completar una tarea pendiente.
El lado frío de la almohada.
El aroma de la lluvia (petrichor).
Despertarse y ver que aún tenemos tres horas antes de que suene la alarma.
Descansar en la casa.
Arroparse en una manta durante un día lluvioso.
Leer un excelente libro.
Una caminata larga en un día frío.
Tener el clóset limpio.
Recibir excelentes noticias.
El aroma de la barbacoa (¡y su sabor también!).
Explotar el papel burbuja que usan para envolver paquetes.
Una siesta en la tarde.
Encontrar un pequeño tesoro personal escondido en el clóset o en un cajón olvidado.
Que te toquen todas las luces verdes cuando vas en el auto.
Un paquete nuevo de crayolas.
Pasta de galleta.
Tu película favorita.
Un abrazo de oso.
Una menta.
Ponerse un suéter abrigador después de una tarde fría.
Una larga conversación con tu amig@ favorit@.
El aroma del pasto recién cortado.
Lágrimas de alegría.
Una deliciosa botella de vino.
Recoger conchitas en la playa.
Hacer burbujas de jabón.
El aroma del pan recién horneado.
Follaje de otoño.
Un rico masaje de pies.
Lamer la batidora después de hacer un pastel.
Ver un arcoíris.
Iluminarse con velas aromáticas.
Flores de primavera.
Chocolate caliente en un día frío.
Besos de perrito.
Encontrar algo que hiciste cuando eras niño.
Encontrar a alguien que no veías hace mucho tiempo.
Que tu peinado sea fabuloso.
Cuando necesitas comprar algo y lo encuentras en oferta.
Un globo.
Ver una de esas fotos que te hacen sonreír.
El primer episodio de tu serie favorita.
Un helado de chocolate.
Tomar una ducha después de estar todo el día en el mar.
Cuando alguien te dice que está pensando en ti.
El aroma de la brisa marina.
Escuchar una canción que adorabas cuando eras más joven.
La luna llena reflejada en el agua.
Un bebé dormido en tus brazos.
Ver las luces de la ciudad por la noche.

RevistaGM5
Pagina libre al pensamiento
http://www.gm5.com.mx

Deja un comentario

Top