Estás aquí
Inicio > Salud > Innovadora cirugía de cáncer de tiroides, sin cicatriz y sin dañar la voz

Innovadora cirugía de cáncer de tiroides, sin cicatriz y sin dañar la voz

La incidencia de esta enfermedad es tres veces mayor en mujeres que en hombres y se presenta con más frecuencia en las edades medias, las más productivas. La cirugía es la base del tratamiento, de ahí la importancia de recurrir a especialistas con una práctica importante en cantidad, calidad y sobre todo, certificados. Innovadora técnica en cirugía de cáncer de tiroides, evita cicatrices visibles y preserva la voz de los pacientes, con exitosos resultados.

 

Redacción / Revista GM5

editor@gm5.com.mx

México, CDMX, a 21 de enero, 2019 – El cáncer de tiroides tiene un perfil femenino, con una incidencia mayor en ellas que en hombres (3 a 1); también es uno de los que más crece en número de casos nuevos y, afortunadamente, es uno de los que tiene mejor pronóstico, siendo la cirugía el pilar del tratamiento, entre otros recursos, afirmó el cirujano oncólogo Manuel Acuña Tovar, adscrito al Hospital ABC Campus Observatorio.

A todos los pacientes con cáncer de tiroides les preocupa, primero y por razones obvias el éxito de la cirugía, que salga lo mejor posible. “Posteriormente, se preocupan por la parte funcional, es decir, la conservación de sus cuerdas vocales y, por la parte estética, la apariencia de las cicatrices en su cuello, siendo esto último muy importante en las mujeres, especialmente las más jóvenes”.

Por ello, destaca la disponibilidad en México de una nueva técnica de cirugía endoscópica de mínima invasión que muy pocos grupos médicos hacen en el mundo “y nosotros ya realizamos en el Hospital ABC Campus Observatorio. Para poder traer este tipo de cirugía al país, nos capacitamos en Europa, contando con el aval del grupo italiano de cirugía endócrina y de la International Federation of Head & Neck Oncology Surgery”.

Al entrar por debajo de la lengua (sublingual) esta cirugía logra una apariencia cosmética máxima al no dejar cicatrices visibles en el cuello, resaltó el experto y agregó “técnicamente es menos compleja que las anteriores opciones, pero requiere de un mayor tiempo en quirófano, mejores instrumentos, solamente disponibles en centros de alta especialización en cirugía endocrina y endoscópica; además hacemos un neuromonitoreo transoperatorio, con la intención de evitar cualquier daño a los nervios de la voz” .

Además de un diagnóstico y tratamiento tempranos, es muy recomendable que quien haga la cirugía, “sea un especialista en cirugía de tiroides, como su servidor, y que cuente con el apoyo de un equipo multidiciplinario de enfermeras y especialistas de primer nivel, como en mi caso, mi colega el Doctor Ernesto Sánchez Forgach, lo que nos permite manejar un volumen elevado de pacientes con ésta y otras enfermedades”, destacó Acuña Tovar.

Por lo general, en las fases iniciales de esta enfermedad no hay síntomas, por eso “hacemos un llamado a crear conciencia, tanto a los médicos como a los pacientes, ya que los primeros, no lo buscan proactivamente y las personas ni lo piensan. Una sencilla exploración

podría hacer toda la diferencia y permitir un diagnóstico temprano, lo que elevaría las posibilidades de éxito”.

Entre los principales síntomas se pueden incluir, además de la aparición de pequeños bultos (nódulos) en el cuello, la dificultad para hablar, una inflamación de los ganglios linfáticos, algunos problemas al tragar o respirar y dolor de garganta o malestar en el cuello”, refirió el experto certificado en oncocirugía.

El oncocirujano Manuel Acuña Tovar, enlistó los factores vinculados con esta neoplasia: una historia de cáncer de tiroides en la familia, el sexo (las mujeres tienen una incidencia mayor de cáncer de tiroides), la edad, ya que la mayoría de los casos ocurren en personas mayores de 40 (aunque afecta a todos los grupos de edad, desde niños hasta adultos mayores), y haber expuesto la glándula tiroidea a radiación. Por lo que reiteró su invitación a los pacientes a estar atentos ante cualquier cambio en su cuello y acudir a un especialista.

De acuerdo con la Sociedad Americana del Cáncer (ACS), durante el 2018 se diagnosticarán cerca de 53,990 casos nuevos de cáncer de tiroides en los Estados Unidos (EEUU), de los cuales 40,900 serán en mujeres y 13,090 en hombres. En México, la prevalencia es del 7% en la población general, y la edad más frecuente de aparición de los primeros síntomas puede darse entre los 25 y 35 años, con una prevalencia de 80% en mujeres; sin embargo, en pacientes de mayor edad, la distribución hombre-mujer se vuelve homogénea.

Si bien, el número de casos de cáncer sigue aumentando en todo el mundo, la tasa de mortalidad por esta causa parece haber disminuido de forma constante en los últimos 25 años, de acuerdo con un estudio realizado por la ACS en los EEUU, publicado en la revista Cancer Journal for Clinicians, ya que pasó de un máximo de 215.1 muertes por cada 100,000 personas en 1991 a 156 en 2016, lo significa un descenso total de 27%.

En internet existe mucha información, pero a veces ésta carece de un respaldo médico-científico serio, por ello, “pongo a disposición los teléfonos: 5276-2476 ó 2614-5729 para atender con gusto cualquier duda, orientar o asesorar a oncólogos u otros profesionales de la salud que detecten nódulos o sospechen de cáncer de tiroides en sus pacientes, o bien, cualquier persona con alguna duda razonable sobre este padecimiento.

RevistaGM5
Pagina libre al pensamiento
http://www.gm5.com.mx

Deja un comentario

Top