Estás aquí
Inicio > Destacados > TEAS HUMANAS. Por Roberto Cienfuegos (Opinión)

TEAS HUMANAS. Por Roberto Cienfuegos (Opinión)

SINGLADURA

En momentos en que bajaban las manifestaciones más agudas de la guerra al huachicoleo y aún este fenómeno entraba a formar parte casi normal de las preocupaciones cotidianas del país, sobrevino la primera gran tragedia del sexenio: un pavoroso estallido de combustible en el pueblo hidalguense deTlahuelilpan, ubicado a unos 70 kilómetros de la capital de ese estado y cuyos pobladores, entre 30 y 35 mil personas, se dedican predominantemente a actividades relacionadas con el transporte y la agricultura.

 

Roberto Cienfuegos J. / Colaboración

ro.cienfuegos@gmail.com

En momentos en que bajaban las manifestaciones más agudas de la guerra al huachicoleo y aún este fenómeno entraba a formar parte casi normal de las preocupaciones cotidianas del país, sobrevino la primera gran tragedia del sexenio: un pavoroso estallido de combustible en el pueblo hidalguense de Tlahuelilpan, ubicado a unos 70 kilómetros de la capital de ese estado y cuyos pobladores, entre 30 y 35 mil personas, se dedican predominantemente a actividades relacionadas con el transporte y la agricultura.

Parte de la geografía de la pobreza, que predomina en Hidalgo, Tlahuelilpan es un poblado casi rural, de bajo desarrollo y escasas expectativas. No es extraño en ese contexto que se haya suscitado la tragedia que conocemos desde el viernes y que segura, aunque dolorosamente, nos dejará un saldo todavía peor al registrado oficialmente. Casi un centenar de muertos y una cifra similar de heridos por el infausto estallido en una línea cargada de combustible constituye un saldo desgraciado para México y cualquier comunidad o país del mundo.

Nunca debió ocurrir semejante catástrofe, en la que muchas personas se convirtieron en teas humanas, pero una serie de factores como casi siempre ocurre en este tipo de desastres se conjugaron en un solo momento para detonar la tragedia, que hoy enluta no sólo al estado de Hidalgo sino al país completo.

Déjenme sin embargo aludir tres de estos factores: ignorancia supina, falta de previsión, y lo peor, la cultura del agandalle que se observa de manera creciente en todos los segmentos socieconómicos del país como un subproducto de las inveteradas prácticas corruptas que se enseñorean sin ton ni son en México, que explican muchas conductas socialmente perniciosas y peligrosas como las que resume por ejemplo la conseja de “más vale que digan que soy un cabrón a un pendejo”, o aquella otra de que “si no roba es por pendejo”. U otra más que le escuché hace años a Ángeles Mastretta: “no me pregunten si soy honesta, lo que pasa es que nadie me ha ofrecido nada”.

Sobre la ignorancia poco hay que agregar, salvo que siempre es demasiado costosa, al grado incluso de implicar la vida. La ausencia de previsión no es menos costosa. Siempre lo hemos visto y padecido en México, si bien hay avances a raíz de las experiencias dramáticas y trágicas que acumula el país por causas que incluyen los devastadores terremotos y otros fenómenos sociales o de la naturaleza, que a decir verdad algo o aún mucho nos han enseñado, aun falte mucho por hacer.

Lo peor es sin embargo la cultura del agandalle que se ha incubado desde hace mucho tiempo y lentamente en la forma de ser y actuar nacional. No se explica de otra forma el frenesí manifiesto por apoderarse de lo ajeno en Tlahuelilpan. Dicen los japoneses que si algo –cualquier cosa- no es tuya, pertenece a alguien y eso lo convierte en intocable.

No quiero aventurar hipótesis, pero me encantaría saber qué porcentaje de los mexicanos resistiría de manera firme y sin dudar la tentación del robo o de la apropiación del bien ajeno, aun

en circunstancias fortuitas y sin mediar algún peligro. Hay que preguntárnoslo personalmente, pero sobre todo pasar la prueba del ácido.

Los hechos ocurridos en Tlahuelilpan, una tragedia nacional –insisto- deben dejarnos enseñanzas, aun así resulten demasiado crueles. Paz a los difuntos y consuelo a los vivos, que espero renuncien a la idea de vender a sus muertos.

RevistaGM5
Pagina libre al pensamiento
http://www.gm5.com.mx

12 thoughts on “TEAS HUMANAS. Por Roberto Cienfuegos (Opinión)

  1. Does your blog have a contact page? I’m having a tough time locating it but, I’d
    like to shoot you an email. I’ve got some creative ideas for
    your blog you might be interested in hearing.
    Either way, great website and I look forward to seeing it develop over time.

  2. Incredible! This blog looks just like my old one! It’s on a
    entirely different subject but it has pretty much the same page layout and design. Great choice of colors!

  3. You actually make it seem so easy with your presentation but I find this
    topic to be actually something which I think I would never understand.
    It seems too complicated and very broad for me. I’m looking forward for
    your next post, I’ll try to get the hang of it!

  4. I don’t know whether it’s just me or if everyone else experiencing issues
    with your site. It appears as if some of the text within your content are running off the screen. Can someone else please comment
    and let me know if this is happening to them as
    well? This could be a problem with my browser because I’ve had this happen before.

    Thanks

  5. Thank you for another wonderful article. Where else may just anybody get that type
    of information in such a perfect manner of writing?
    I’ve a presentation next week, and I am at the look for such
    information.

  6. Greetings from California! I’m bored to death at work so I decided to check out your
    website on my iphone during lunch break. I really like the info
    you present here and can’t wait to take a look when I get
    home. I’m amazed at how fast your blog loaded
    on my mobile .. I’m not even using WIFI, just 3G .. Anyhow, fantastic site!

  7. It is the best time to make some plans for the longer term and it is time to be happy.

    I have learn this put up and if I could I want to suggest you few interesting
    issues or suggestions. Maybe you can write subsequent articles
    relating to this article. I want to learn more issues about it!

Deja un comentario

Top