Estás aquí
Inicio > Teatro > «EL TRAJE», encuentra un nuevo público contemporáneo: Peter Brook. Teatro El Granero

«EL TRAJE», encuentra un nuevo público contemporáneo: Peter Brook. Teatro El Granero

A decir de Peter Brook, la versión mexicana de su montaje El traje, dirigida por Héctor Flores Komatsu y Sebastián Espinosa Carrasco, es estupenda. “Estoy muy feliz. Todos han hecho verdaderamente una labor magnífica, inolvidable. Héctor es un amigo que ha colaborado mucho con nosotros y ha hecho un gran trabajo al hallarle a El traje un lenguaje profundamente correcto y, al mismo tiempo, un nuevo público; una audiencia contemporánea en México. Por eso debo decir especialmente: ¡Bravo, Héctor!”.

 

Redacción / Revista GM5

editor@gm5.com.mx

Para los grandes formalistas rusos el arte literario radica, más que la historia misma, en cómo contarla. Éste es el caso de El traje, obra que aborda una anécdota cotidiana en todas las sociedades: una infidelidad. No obstante, por la manera en la que se desarrolla, se vuelve entrañable, ya que la construcción refleja, además de un terrible amor, la manera en la que la opresión sufrida por ciertos grupos sociales permea paulatinamente las capas de las relaciones humanas.

Basada en el relato homónimo del escritor sudafricano Can Themba, la versión que se presenta en México no se naturalizó para nuestra cultura, sino que conserva su contexto: mediados del siglo pasado en Sudáfrica, cuando el opresivo régimen del apartheid, sistema de segregación racial, estaba en pleno auge, y el cual sirve como espejo para mirar de frente a nuestra sociedad y a las relaciones humanas que dentro de ella se establecen.

Héctor Flores refiere que la intención de Brook era traer esta obra a México: “Él no lo pudo hacer, pero me la encomendó. He trabajado con su compañía durante cinco años. De hecho, El traje fue el primer espectáculo de Peter que vi, con ojos frescos, y quedé enamorado. Me acerqué a su compañía y ellos me permitieron acercarme aún más: pude ser su asistente de dirección en Battlefield y luego participé como actor en otra puesta en escena: El valle del asombro, escenificada en el Festival Internacional Cervantino en 2015.

“Me habían comentado que tenían muchas ganas de hacer la versión latinoamericana de El traje. Hace un año y medio hicimos un taller en México y fue cuando nos dimos cuenta que esta historia, propia de Sudáfrica, tenía mucho potencial en nuestro país, sin apropiarla ni tropicalizarla, sino al encontrarle esos lazos en común que existen entre estas dos sociedades y ante un nivel humano.

“Es una historia de adulterio que podría suceder en cualquier rincón del mundo, pero las particularidades de la razón por la cual se ejerce esta crueldad psicológica que se impone a través de un traje sucede sólo porque existe cierta opresión que se filtra de sociedad a individuo”.

La obra cuenta cómo Philemon, hombre trabajador y amoroso, escinde su personalidad tras descubrir la infidelidad de su esposa Matilda. Él no discute, sólo le pide que cuide bien del traje olvidado por su amante, lo que convierte a la vestimenta en un acompañante más que tortura a ambos; un juego que los subyuga. La historia es dulce y trágica, pues Matilda, interpretada por Krhistina Giles, intenta sobrellevar de la mejor manera el castigo de su marido. Por su parte, la actuación de Jesús Delgado como Philemon muestra cómo el amor puede convertirse en sufrimiento.

“Sabemos que en México, como en Sudáfrica, hay ciertos aspectos que muchos no queremos ver, por eso creo que la obra habla con la sociedad mexicana, pues expone realidades de sociedades hermanas”.

Sobre la realización escénica, Flores Komatsu señala que fue compartida: “Con Peter trabajamos la traducción para tener un texto que pudiera capturar la esencia del inglés de Sudáfrica y la poesía de Can Themba, y que pareciera natural al habla latinoamericana. En Nueva York hicimos un taller con la obra para saber cómo la dirigiríamos aquí. Ya había visto ese tipo de trabajo que hace Peter con otras dos obras, pero ésta tiene su propio estilo, su propio acercamiento”.

Verán el sello de Brook

Agrega que todos los que asistan a la puesta en escena “verán el sello de Brook. El concepto, el trazo, la escenografía, el ritmo y la música fueron decididos por Peter y Marie-Hélène Estienne. Incluso en el trabajo actoral se siente la presencia de ellos. Como toda gran obra, encuentra sus significaciones en cada sociedad y eso es porque Peter tiene este don de conectar con gente de todo tipo, desde muy humilde hasta intelectuales, teatreros y no teatreros. Eso está presente en el montaje.

“La obra no tiene huecos, pero si enunciara, desde un punto de vista personal, la parte que encuentro más significativa en ella, sería la forma en la que la gente, aun la que se cree más buena, tiene la capacidad de ser cruel con quienes más quieren cuando un incidente cambia la perspectiva de vida. Eso es lo que yo percibo, pero cada persona tendrá su propia lectura. La belleza es que puedes venir, compartir una experiencia con un grupo de personas y, al final, salir con algo diferente”.

Makuyeika: Colectivo Teatral escenifica El traje (The Suit), adaptación realizada por Héctor Flores Komatsu y Sebastián Espinosa Carrasco, bajo la dirección de ambos, a partir del montaje original de Peter Brook y Marie-Hélène Estienne. Se presenta hasta el 21 de abril en el Teatro El Granero Xavier Rojas del Centro Cultural del Bosque y del 25 de abril al 12 de mayo en el Teatro Isabela Corona.

La obra está basada en The Suit, cuento escrito por el sudafricano Can Themba y publicado por primera vez en 1963. Los dramaturgos sudafricanos Mothobi Mutloatse y Barney Simon llevaron el cuento a la escena por primera vez en 1994 en Johannesburgo.

Brook y Estienne presentaron su adaptación del montaje al francés (Le Costume) en el Théâtre des Bouffes du Nord de París en 1999. Ante el éxito de la puesta en escena que itineró por diversas latitudes, hicieron una nueva versión que la regresó al inglés (The Suit), la cual se escenificó igualmente en foros de diferentes urbes del mundo.

La puesta en escena mexicana cuenta con la actuación de Krhistina Giles, Jesús Delgado, Francisco Pita y Andranik Castañón. La música en vivo, la cual va de Shostakovich a Lágrimas negras y un canto de Namibia, es interpretada por Jorge Zaldívar, Carlos Bañales y Sebastián Espinosa Carrasco.

RevistaGM5
Pagina libre al pensamiento
http://www.gm5.com.mx

Deja un comentario

Top