Estás aquí
Inicio > Destacados > «¿HOLOCAUSTO AMBIENTAL?». Por: Roberto Cienfuegos Jimenez (Opinión)

«¿HOLOCAUSTO AMBIENTAL?». Por: Roberto Cienfuegos Jimenez (Opinión)

Singladura

 

Roberto Cienfuegos J /Colaboración

.ro.cienfuegos@gmail.com

Ufff! Marchan las cosas de manera adversa para los residentes de la otrora muy noble y leal ciudad de México. La contaminación del aire que respiramos nos está matando, o casi. La casi, allí sí, providencial ayuda de Tláloc y sus tlatoques la semana pasada, más el fin de semana con su consecuente abatimiento de actividad urbana, nos dieron una tregua en eso de respirar veneno. Esperemos que este lunes nos sea propicio y se nos permita incorporar un aire menos letal en nuestros organismos. Ojalá.

Dice la titular del Medio Ambiente capitalino, Marina Robles, que están examinando “ahorita mismo” una serie de medidas para enfrentar las contingencias ambientales en la capital del país. Qué bueno. Urge, doctora Robles. Dicen por allí que más vale tarde que nunca, y agregan otros que nunca es tarde si la dicha es buena. Vamos tarde, pero ojalá lleguemos a ver acciones y políticas del gobierno al que usted pertenece para aminorar el holocausto ambiental que vivimos.

Entre las medidas que se espera conocer esta misma semana figuran un endurecimiento del programa hoy no circula y las verificaciones vehiculares. El primero tiene prácticamente en vigor dos décadas. Poco menos de tiempo lleva vigente el calendario de verificación automotriz. Es decir, no se trata de programas nuevos ni mucho menos recientes. Y sin embargo, hoy la doctora Robles nos anticipa que podrían endurecerse ambos esquemas vehiculares, que en resumidas cuentas, sólo tienen el propósito de paliar los efectos contaminantes asociados al parque vehicular, que dicho sea de paso registra un aumento enorme en la ciudad capital, el mayor mercado automotor del país.

La ficha curricular de la doctora Robles indica que sabe de lo que habla pues está asociada hace años al estudio del medio ambiente. De hecho, ha sido investigadora y coordinadora de proyectos en el Centro de Especialistas en Gestión Ambiental y de otros de naturaleza similar por El Colegio de México.

Fue Directora de Educación Ambiental en la Secretaría del Medio Ambiente del Gobierno entonces del Distrito Federal y se desempeñó como Asesora del Instituto Nacional de Ecología; fue investigadora en el área de Ciencias Naturales del Museo Regional de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), entre cargos prominentes y asociados al medio ambiente a escala nacional e internacional. Así entonces, queda claro que la doctora Robles no es ninguna improvisada en la materia que hoy le toca resolver como parte de sus responsabilidades en el gobierno de otra doctora como Claudia Sheinbaum. Menos mal.

En las redes de la burocracia municipal, estatal y federal abundan desde siempre los advenedizos, los aventureros de la nómina, los expertos supremos del servilismo y otros bichos raros que sabe por qué razones o motivos se enquistan en los círculos del poder público. Pero en fin. Esa es otra historia.

Llama la atención sin embargo que la doctora Robles anticipe medidas como un endurecimiento del programa hoy no circula o de las verificaciones vehiculares con el objetivo de contrarrestar el fenómeno de la polución ambiental que, dicho sin ambages, ya cuesta vidas y enfermedades persistentes en la capital del país.

Dudo absolutamente que la doctora Robles tenga un pelo de ingenuidad. Por el contrario y con base en su perfil profesional, la considero una profesional en su área. Ojalá que de muestras concretas y puntuales de ello. Le sugiero para empezar que vea cómo hace para impedir, por ejemplo, la corrupción ya convertida en una práctica admitida por verificentros y ciudadanía, que permite que mediante un pago adicional a las tarifas establecidas, el automovilista promedio pueda darse el lujo de obtener su flamante calcomanía de verificación sin cumplir las normas establecidas. Sólo impedir esto, sería un triunfo notorio para abatir los indicadores contaminantes que nos están costando la vida. Claro, tampoco soy ingenuo, esto sería apenas un primer paso en momentos en que vamos contra reloj. Deben adoptarse otras medidas de mediano y largo plazo. Po sus antecedentes profesionales y aún la titularidad de la dependencia encargada del medio ambiente en tiempos de López Obrador al frente del gobierno de la ciudad de México, la doctora Sheinbaum debía ya tener una mejor idea sobre un plan ambiental capitalino. Desconozco qué le pasó. Sigo esperando más, mucho más, de ella.

 

Deja un comentario

Top