Estás aquí
Inicio > Destacados > Centennials y millennials… Por un verano productivo

Centennials y millennials… Por un verano productivo

Verano abre oportunidades de empleo, esparcimiento y crecimiento para jóvenes. Para los 30.6 millones de jóvenes entre la población mexicana el verano representa la oportunidad de vivir nuevas experiencias para aprender algo nuevo, generar dinero extra o ser parte de acciones de apoyo a la comunidad.

 

Emilio Ibargüengoitia / Revista GM5

eibarguengoitia@gm5.com.mx

En México, hay 30.6 millones de personas jóvenes, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI)1, lo que representan el 25.7% de la población. El 35.1% son adolescentes de 15 a 19 años y el 34.8% son jóvenes de 20 a 24 años. Quienes consideran el verano un momento ideal para realizar actividades distintas a su rutina diaria, por ejemplo, trabajar en algo que son buenos o aman hacer, vivir experiencias de crecimiento personal o prepararse en talleres específicos para su futura vida laboral.

De acuerdo con datos de una encuenta realizada por OCCEducación, 95% de los mexicanos considera positivo iniciar la vida laboral siendo estudiante por los beneficios y las competencias que se obtienen para un mercado cada vez más competitivo2. Dentro del abanico de posibilidades laborales, los jóvenes pueden considerar diferentes actividades que aporten a su crecimiento personal, y les permitan gozar de su tiempo libre.

Impartir asesorías y cursos: Una opción viable para los adolescentes y jóvenes es hacer uso de sus conocimientos para asesorar a otras personas, sobre todo niños, en sus dudas escolares de diversas materias, como matemáticas, redacción o ciencias. Dependiendo de su formación, también es una gran oportunidad de refrescar lo aprendido y practicar la enseñanza de una actividad específica. Planear algunas clases personalizadas o en grupo puede significar un actividad de verano bien remunerada y constructiva para el que imparte y quien las toma. Aprovecha las plataformas online en las que puedes ofrecer tus cursos y encontrar clientes potenciales.

Tomar cursos de verano: Las vacaciones también son la oportunidad para ponerse al corriente en materias o temas en los que existen dudas o en los que se desea profundizar. Talleres de disciplinas artísticas, hablar en público, finanzas personales o de idiomas son una buena idea para aprovechar el verano e impulsar el desarrollo personal y profesional. Puedes encontrar una amplia oferta en internet, en Faros y centros de cultura, museos de la Ciudad de México y diferentes instituciones públicas a un costo accesible.

Usa la tecnología para generar ingresos:Existen diferentes plataformas en las que puedes inscribirte para ganar experiencia y generar dinero utilizando el tiempo libre. Por ejemplo, si tienes un espacio adecuado, puedes ser un anfitrión y hospedar mascotas durante algunos días y horas a través de plataformas como DogHero; o bien, si uno de tus gustos principales es cocinar, seguro triunfarás en EatWith, plataforma mediante la cual puedes ofrecer tu lista de platillos mexicanos a viajeros que visiten la Ciudad, quienes te pagarán por vivir la experiencia gastronómica que ofrezcas.

Realizar voluntariado: Las nuevas generaciones están cada vez más comprometidas con el medio ambiente y sus comunidades, por lo que están interesados en participar en acciones comunitarias que procuran estas causas. Puedes formar parte de programas de voluntariado de manera local, estatal o nacional a favor de una causa que te apasione y así dedicar tu tiempo a beneficiar sectores vulnerables de la sociedad o del ecosistema. Puedes encontrar sugerencias de estas actividades en hacesfalta.org, en la categoría de voluntariado o contactando directamente a las fundaciones o instituciones en las que estás interesado.

Trabaja en ti: No podemos olvidar que para poder dar lo mejor durante el día a día hay que cuidar de uno mismo. Por esta razón, el verano es una oportunidad ideal para contribuir al bienestar personal, como hacer ejercicio, concretar chequeos médicos específicos, disfrutar de gustos personales o atender la parte espiritual. Aplicaciones como Runtastic, te permiten llevar un control y te sugieren rutinas de ejercicio sencillas y funcionales, o si prefieres, puedes aprender a meditar en el Centro Budista de la Ciudad de México.

El balance entre actividades de alto impacto, las destinadas a generar ingresos, y las que exploren las áreas que necesitan complementar profesionalmente y para apoyar a otros, es la propuesta para un verano eficaz y que aporte al desarrollo de la juventud en México. Hacer uso de la tecnología y fomentar las redes de colaboración y comunicación con otros es el plus para que las nuevas generaciones tengan unas vacaciones productivas.

RevistaGM5
Pagina libre al pensamiento
http://www.gm5.com.mx

Deja un comentario

Top