Estás aquí
Inicio > Deportes > LÚDICA: una forma distinta de vivir el skate

LÚDICA: una forma distinta de vivir el skate

Martín Núñez relata la forma en que vive el skate y cómo lo mezcló con el arte.

 

Roonie Ward / Revista GM5

rward@gm5.com.mx

La casa de Martín Núñez es un cómodo y silencioso espacio ubicado en la colonia Guadalupe Tepeyac, al norte de la Ciudad de México. El paquete visual de bienvenida a su hogar se compone de una repisa llena de libros, empaques de pintura usados, calcomanías, muchas patinetas, refacciones, herramientas, llantas, y la afectuosa compañía de su gata a la que bautizó como Roy.

Con unos cuantos minutos dentro es suficiente para descifrar dos cosas: Martín no es una persona ordinaria y le apasiona la manifestación artística con la misma intensidad que el skateboarding lo hace.

Egresado de la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda”, y graduado en patinaje por la “academia de la calle”, Martín es fundador de Lúdica, una reconocida marca de patinetas que combina sus dos más grandes pasiones.

Lo único que ahoga al silencio de la colorida residencia es la música de un tocadiscos que reproduce una canción francesa de la corriente chanson, aunque el sonido que más emociona a Martín es el de las cuatro llantas de su tabla haciendo fricción con el suelo. El skateboarding cambió su manera de ver el mundo, de usar su cuerpo, de ocupar los espacios públicos; definió sus amistades y enfatizó su inclinación por la libertad.

“Las actividades físicas poco convencionales siempre llamaron mi atención. Comencé a patinar a finales de los 80 después de quedar impresionado por el contenido de una revista de skateboarding que trajeron mis primos de Estados Unidos. Me involucré en ese mundo de manera muy natural y cuando menos me dí cuenta ya estaba haciendo mis primeros flips”, narra el veterano skater.
La transformación consiste en dejar lo que es necesario

Al igual que el deporte que tanto ama, el entrevistado se caracteriza por romper con lo tradicional y jamás aplaudir al status quo de las dimensiones sociales que lo rodean. Aunque ya había afianzado una identidad gracias a lo enérgico y atrevido del skate, fue el arte lo que completó su persona.

De niño sus buenas calificaciones le otorgaron más tiempo para desquitar su alocada creatividad en moldear plastilina, dibujar, y hacer recortes, pero no tenía idea de que lo que estaba haciendo algún día se traduciría como arte.

Haber nacido en una familia donde la inspiración artística era algo normal lo motivó a tomar un camino que pocos han seguido, e impulsado por el apoyo incondicional de su familia, logró concluir sus estudios en La Esmeralda.

Núñez había encontrado un intermediario para manifestar esos pensamientos tan latentes que provenían de su infancia: “solamente seguía mi instinto, mis ganas rebeldes de voltear el mundo, de preguntarme ¿por qué esto debe ser sólo de esta forma?”.

Las piezas de su galería personal delinean su visión del mundo a través de esculturas, pinturas, y oníricas ilustraciones que se exhiben en patinetas intervenidas; no existe rincón de su morada que no exteriorice su amor por el arte.

 

Lúdica: lo que ves “es”

A Martín le gusta dar lo mejor de sí mismo, levantarse temprano, trabajar hasta tarde, y aprovechar el momento porque hoy puede ser el último día que estará en la tierra. Esa voluntad fue lo que lo llevó a crear Lúdica, que surgió por las ganas de hacer tangible una idea que por muchos años vivió sólo en su mente: fundir arte y skate.

Lúdica no ofrece ningún servicio, no trata de educar a nadie, y mucho menos convencerlos. Es lo que ves y a quién le gusta se enamora al instante. Las imágenes plasmadas en sus patinetas no pertenecen a ninguna escuela estética ni a ningún “ismo”. Recalca que no le gusta ser encasillado, se siente parte de una época, de un todo contra todo.

El artista revela que se encuentra muy feliz con la respuesta que se le ha dado al proyecto. Ver a sus skaters luciendo sus diseños en diversos videos, fortalecer los lazos de la comunidad patinadora y darle voz a los talentos emergentes forman una locura muy satisfactoria.

 

Un maker Dickies vive haciendo lo que más le gusta

El originario de la CDMX es un sólido representante del programa independent makers de Dickies, personas talentosas que viven disfrutando de lo que más les apasiona. Martín asegura que para entender la identidad skate también se tiene que ponderar la estética del patinador, y esto no podría ser posible sin la presencia de Dickies.

Le tiene mucho cariño a la marca porque asegura que hacen bien las cosas y confiesa que su prenda favorita es el pantalón 874®, porque ninguna otra marca aguanta el rigor del patinaje como un Dickies.

“Dickies ejemplifica muchas cosas que pienso: resistencia, clase y comodidad. En los 90 no había un distribuidor oficial en la Ciudad de México. Recuerdo las misiones mañaneras con mis amigos para ir a buscarlos en los tianguis donde vendían ropa de Estados Unidos que llegaba en pacas.

Desde bien temprano estábamos ahí esperando que las abrieran para comenzar la búsqueda de un Dickies”.

Lúdica es un espacio donde convergen dos ejes distintos que han marca la vida de Martín: arte y skate. Es el resultado de una increíble historia que llevó al entrevistado a materializar sus deseos más profundos que sólo se pueden entender cuando estás montando una tabla.

El skate finalmente será parte de la programación oficial en las olimpiadas de 2020 en Tokio, Japón. Que una disciplina callejera que se asocia con la rebeldía haya llegado a los laureles más altos de la pureza deportiva es síntoma de una modernidad ideológica que ha empezado a quebrantar los convencionalismos.

Si quieres enterarte más sobre el trabajo de Martín y todos lo relacionado con Lúdica, no dudes en visitar sus redes sociales:

Encuentra todos los productos de Dickies en www.dickies.mx.

 

 

Deja un comentario

Top