Estás aquí
Inicio > Cine > «1917», imagen y sonido que valen un Oscar.

«1917», imagen y sonido que valen un Oscar.

La imagen y el sonido de 1917 prueban el peso de las categorías técnicas en los Oscares. La película 1917 esconde secretos en su producción que hacen de esta película una obra pulida en lo técnico y un drama bélico como ningún otro.

 

 

 

Redacción / Revista GM5

editor@gm5.com.mx

.La ceremonia Oscar galardona a lo mejor del cine estadounidense en una serie de categorías que resalta el trabajo de distintos profesionales en el ramo de la producción audiovisual de Hollywood.

Como cada año, los reflectores estarán en los premios a Mejor Película, Director, Actor y Actriz, lo que eclipsa a las categorías técnicas. No obstante, a pesar de que suele ser denominado como categoría menor, el trabajo técnico es fundamental para hacer cine y la cinta 1917, dirigida por Sam Mendes, dejó la vara alta en este aspecto al estar nominada en Mejor Fotografía, Mejor Montaje, y Mejor Mezcla y Edición de Sonido.

La película ambientada en la Primera Guerra Mundial trata sobre dos soldados británicos que deben atravesar el campo de batalla, y entregar una carta a un alto mando militar para frenar un ataque que significaría una inminente derrota y miles de vidas perdidas. Lo que caracteriza al filme es que la historia se desarrolla en un solo plano secuencia.

El director Sam Mendes quería una experiencia inmersiva en la que la audiencia sintiera la urgencia de los solados por llegar a su destino. El director de fotografía, Roger Deakins, afirmó en una entrevista para American Cinematographer que la historia era muy personal y la relación espectador-cámara debía ser igual, por lo que el primer reto fue seguir de cerca las expresiones de los personajes con encuadres en primer plano.

Otro desafío para la fotografía fue el movimiento, dado que la mayoría de la cinta se filmó en una base militar de Salisbury, Inglaterra, en donde se construyeron más de 1.5 km de trincheras. Por ejemplo, la secuencia en la que el cabo William Schofield (George MacKay) corre por la línea frontal durante un ataque se logró al colocar una cámara con una cabeza giroscópica en un vehículo.

“Gran parte de la película se rodó en exteriores con luz natural. El equipo debía esperar durante horas a que el cielo se nublara y así mantener coherencia lumínica” aseguró John Castro Macías, supervisor de postproducción en Labo, empresa proveedora de soluciones para la industria audiovisual en México y América Latina.

No obstante, la intensidad de la guerra en 1917 no sólo se siente desde lo visual, sino también desde lo auditivo. Oliver Tarney lideró el equipo de sonido y explica que a los actores principales se les pusieron tres micrófonos para captar el cambio en respiraciones, pulsos, y movimientos. Además se acompañó a cada uno de los intérpretes en cada paso que daban en trincheras o campos, para no perder la conexión y hacerlo más íntimo.

Para generar tensión entre los espectadores, el sonido de las armas de los alemanes se grabó desde largas distancias. Esta técnica permitió que el público percibiera el estruendo de las balas sin dirección o trayectoria, al igual que lo hacía Schofield durante su arriesgada misión, lo que causó una aterradora sensación de empatía e incertidumbre.

1917 debe su éxito en gran medida al excelente manejo del trabajo técnico. Todos los elementos de producción se mezclan en armonía, lo que da por resultado una película que enseñó cómo una premisa sencilla se transformó en una de las mejores experiencias cinematográficas del 2019.

RevistaGM5
Pagina libre al pensamiento
http://www.gm5.com.mx

4 thoughts on “«1917», imagen y sonido que valen un Oscar.

  1. Hello everyone, it’s my first pay a quick visit at this site, and article is truly fruitful designed for me,
    keep up posting such articles.

  2. Drug Abuse Counseling Near Me http://aaa-rehab.com Drug Rehab http://aaa-rehab.com Substance Abuse Organizations
    http://aaa-rehab.com

Deja un comentario

Top