Estás aquí
Inicio > Destacados > Obesidad: un problema de salud con raíces profundas

Obesidad: un problema de salud con raíces profundas

La Sociedad Mexicana de Obesidad (SMO) y Laboratorios IfaCeltics presentan la nueva narrativa en el tratamiento serio de la obesidad impulsado por la Federación Mundial de Obesidad (WOF), donde se pone de manifiesto el reconocer que no es responsabilidad únicamente de quien la padece. Es una enfermedad crónica que requiere de un abordaje integral en donde la comunidad de salud, el paciente y los actores políticos necesitamos buscar soluciones que la puedan tratar seriamente.

 

 

Redacción / Revista GM5

editor@gm5.com.mx

De acuerdo a los datos publicados en la ENSANUT 2018, el porcentaje de adultos de 20 años y más con sobrepeso y obesidad es de 75.2% (39.1% sobrepeso y 36.1% obesidad), porcentaje que en 2012 fue de 71.3 % (1). Esto equivale a 62 millones de personas viviendo con esta enfermedad y cuyo riesgo está asociados a enfermedades que pueden deteriorar gradualmente su salud tales como la diabetes mellitus T2, padecimientos cardiovasculares, y existe un alto potencial de padecer 13 tipos de cáncer, entre otras (2), así lo comentó en conferencia de prensa el Dr. Simón Barquera, Director del Centro de Investigación en Nutrición y Salud del Instituto Nacional de Salud Pública (CINyS – INSP).

Las personas viviendo con obesidad son constantemente avergonzadas y se culpan por su condición, puntualizó el Dr. Edilberto Peña, Director del Centro de Investigaciones en Sistema Nervioso Central México (CISNE). Esto se debe a que algunas veces no se comprende que es una enfermedad crónica y con raíces profundas que pueden ser de origen genético, psicológico, socioeconómico y ambiental. Precisó, por ejemplo, que los pacientes también experimentan cambios metabólicos de forma progresiva que afectan su calidad de vida, llegando a poner en riesgo las funciones de regulación circadiana, es decir, la capacidad que

tiene el cuerpo para gestionar los procesos fisiológicos en tiempo y forma. Una desregulación en el tiempo puede generar problemas aún más complejos que ocasionen daños irreversibles en los pacientes que viven con obesidad.

Entonces no se trata simplemente de una falta de fuerza de voluntad, ni de la posibilidad de comer menos y moverse más. Es hora de romper el ciclo de vergüenza y culpa que viven los pacientes que la padecen y redefinir el enfoque global en el abordaje de esta enfermedad crónica y degenerativa.

En un esfuerzo sin precedentes, para este 2020 la Federación Mundial de Obesidad (World Obesity Federation) ha logrado unificar la voz de los organismos internacionales, nacionales y locales que participan en el abordaje de la obesidad, en una sola visión, poniendo de manifiesto que el objetivo más importante consiste en unir a la comunidad de salud, a los pacientes y a la comunidad política para impulsar la búsqueda de soluciones integrales en su prevención y atención; así como asumir la responsabilidad de brindar el tratamiento adecuado para atender esta epidemia global. Solo juntos podremos hacer frente a los impactos personales, sociales y económicos que provienen de la obesidad, comentó el Dr. Ricardo Luna, Presidente de la Sociedad Mexicana de Obesidad (SMO) y recientemente nombrado Presidente de FECCOM.

Por otro lado, la Dra. Otilia Perichart, especialista en nutrición clínica y en ciencias médicas del Instituto Nacional de Perinatología (INPer), compartió la declaración de la Federación Mundial de Obesidad (WOF) y comentó que las acciones están descritas mediante un acrónimo que define la campaña global del Día Mundial de la Obesidad: Roots /ru:ts/ en inglés:

Reconocer oficialmente que la obesidad es una enfermedad crónica y multifactorial, así como un motor de otras enfermedades, con graves implicaciones para las personas, las familias, las sociedades y las economías.

Observar, monitorear y vigilar la prevalencia del sobrepeso /obesidad en las persona que la viven; impulsando en todo momento, la investigación innovadora sobre sus causas y cómo abordarlas

Observar, Desarrollar e implementar estrategias efectivas para prevenirla y tratarla es un objetivo que debe promoverse y apoyarse vigorosamente a lo largo de la vida, desde la concepción previa, la infancia y hasta la edad avanzada.

Tratar a las personas que viven con obesidad brindando soluciones accesibles. Es importante que el tratamiento de la Obesidad cuente con evidencia científica, centrados en las necesidades del paciente. Evite el estigma e incluya intervenciones conductuales, farmacológicas, nutricionales, actividad física y quirúrgicas para mejorar la calidad de vida de las personas que padecen esta enfermedad.

Solucionar integralmente los sistemas de salud, permitiendo la incorporación del tratamiento de la obesidad en la atención primaria y secundaria al ser una enfermedad crónica, abordando sus raíces ambientales, sociales y comerciales.

Deja un comentario

Top