Estás aquí
Inicio > Destacados > Cáncer y COVID-19: lo que debe saber sobre el aumento del riesgo

Cáncer y COVID-19: lo que debe saber sobre el aumento del riesgo

Desde el comienzo de la crisis sanitaria provocada por el COVID-19, una cosa ha quedado clara: las personas con un sistema inmunológico comprometido tienen un mayor riesgo. Y se hace evidente que esta población incluye a personas que se enfrentan a un diagnóstico de cáncer.

 

 

 

Redacción / Revista GM5

editor@gm5.com.mx

La doctora Halle Moore, especialista en cáncer y directora de oncología médica mamaria de Cleveland Clinic, se dio a la tarea de responder las dudas más comunes sobre el coronavirus y el cáncer, así como algunas recomendaciones sobre cómo mantenerse a salvo.

¿Por qué las personas con un diagnóstico de cáncer tienen un mayor riesgo de contraer COVID-19?

Hay tres razones por las que el cáncer puede aumentar su riesgo:

1. El tratamiento inhibe el sistema inmunológico: muchas personas con un diagnóstico de cáncer se someten a tratamientos que inhiben el sistema inmunológico. Es el tratamiento (no necesariamente la enfermedad) lo que los hace más vulnerables a las infecciones.

2. El cáncer puede reducir la función de los órganos: ciertos cánceres avanzados pueden afectar la función de los órganos, como la función pulmonar o renal. Con una función de órganos reducida, las personas tienen más dificultades para soportar una enfermedad grave.

3. Los cánceres pueden afectar la función inmunológica: los cánceres transmitidos por la sangre, como la leucemia o el linfoma, afectan el funcionamiento de su sistema inmunológico. Las personas con estas enfermedades pueden ser especialmente susceptibles al COVID-19.

¿Cuánto aumentará el riesgo para las personas que tienen cáncer?

Aún no lo sabemos. Los informes de China sugieren que las personas con cáncer tuvieron peores resultados en comparación con la población general. Pero la información no tiene en cuenta los diferentes tipos de pacientes. Es posible que fueran mayores, fumaran o tuvieran otros factores que aumentaron su riesgo de complicaciones graves.

Creemos que las personas con cáncer activo o las que reciben tratamientos inmunosupresores tienen el mayor riesgo. Aquellos que se han sometido a un trasplante de médula ósea pueden correr un riesgo particularmente alto. Los sobrevivientes de cáncer sin evidencia de cáncer activo y que no reciben tratamientos inmunosupresores pueden tener un menor riesgo.

¿Las personas con cáncer tendrán los mismos síntomas de COVID-19 que la población general?

En general, sí, pero no siempre. La tos y la dificultad para respirar son síntomas comunes de la infección por COVID-19 y se esperaría que también fueran comunes en pacientes con cáncer con la infección. Pero es posible que las personas con cáncer no desarrollen fiebre alta debido a los tratamientos inmunosupresores. Por eso, si una persona tiene cáncer y desarrolla tos y otros síntomas respiratorios, incluso sin fiebre, debe comunicarse con su médico inmediatamente.

¿Qué recomendaciones de estilo de vida tiene para las personas con cáncer durante el aislamiento?

Es vital para las personas que tienen cáncer dar prioridad a hábitos saludables, como:

· Actividad: si está aislado en su hogar, existe una tendencia a volverse sedentario, lo cual no es ideal. Tómese el tiempo para mantenerse activo de alguna manera. Por ejemplo, marche en su lugar mientras mira las noticias. (Solo mirar las noticias mientras marcha también puede minimizar la cantidad de información “aterradora” que está recibiendo). Salga a caminar, si puede evitar las multitudes.

· Nutrición: Sentarse en casa y absorber muchos informes pesimistas puede hacer que busque las papas fritas y el chocolate. Evite el impulso y en su lugar mantenga una nutrición adecuada. A menos que siga una dieta neutropénica estricta, elija productos frescos cuando estén disponibles; es seguro si los lava primero o los cocina.

· Sueño: Dormir lo suficiente de calidad es clave para mantener una salud óptima. El sueño de calidad también ayuda a mantener los niveles de estrés bajo control.

¿Las personas con cáncer deberían seguir recibiendo sus tratamientos?

Los pacientes deben discutir los planes de tratamiento individuales con su médico. Hay casos en los que los tratamientos pueden retrasarse, pero si los médicos consideran necesario un tratamiento, encontrarán formas de administrarlo de forma segura. Los médicos y los centros oncológicos están utilizando enfoques innovadores, como:

· Menos viajes: muchos centros están diseñando y utilizando protocolos que limitan la cantidad de tratamientos que reciben las personas para reducir los viajes al centro oncológico.

· Entrega de tratamiento diferente: los médicos pueden elegir un régimen de tratamiento diferente, como usar un medicamento de quimioterapia oral en lugar de uno administrado por vía intravenosa.

· Visitas virtuales: los pacientes a menudo pueden recibir una evaluación de rutina a través de la telemedicina.

· Medidas preventivas: Los centros limitan las visitas y examinan a todos para detectar fiebre, tos o síntomas. También pueden tener menos personas recibiendo tratamiento al mismo tiempo.

¿Qué significa esto para aquellos que aún no han comenzado el tratamiento contra el cáncer?

La incertidumbre es uno de los desafíos con los que nos enfrentamos; no sabemos si esto va a durar semanas o meses. Los centros oncológicos están desarrollando activamente pautas para garantizar que podamos ofrecer tratamientos de forma segura.

Los médicos considerarán muchos factores, incluidos el estado y el tipo de cáncer (algunos son de crecimiento lento), para determinar los próximos pasos de su atención. También harán los ajustes que consideren seguros. Por ejemplo, su médico puede retrasar la cirugía y, en su lugar, utilizar un tratamiento no inmunosupresor o elegir un medicamento de quimioterapia oral para limitar sus viajes al centro de cáncer.

Deja un comentario

Top